¿Qué nos ha dejado el cine de terror?

Por Pau Martínez

Durante esta época otoñal las calles (a pesar de la pandemia) se llenan de máscaras, calaveras y cempasúchil. Las películas de terror vuelven a proyectarse en las pantallas de los hogares; las palomitas se preparan y la decoración está lista. La película inicia: una joven víctima es asesinada brutalmente por un mítico asesino serial. Este es el momento adecuado para repensar lo que nos ha dejado el cine de terror.

Imagen: fotogramas

Es precisamente en los slasher (subgénero del cine de terror) de las últimas décadas del siglo pasado, donde esta narración se vuelve la gran premisa de todas las cintas. Con el paso de los años, el público las ha catalogado como joyas que entretienen y asustan a pesar de su final predecible.

La construcción de la final girl (la última chica) ha inundado todas las narrativas hasta volverse un cliché necesario. Es en la parte invariable de chica y asesino serial donde pretendo enfocarme.

Quizá se trate de una casualidad, pero lo más probable es que sea un punto donde la ficción converge con la realidad. Es en el género de “la víctima” en contraposición con “el atacante” donde la semejanza continúa y forma un patrón innegable.Con lo anterior no me refiero a que las películas de terror sean las culpables de todo. Ni siquiera considero que sean el resultado de lo que pasa en nuestras sociedades. En algún punto del entretenimiento (libros, teatro, música o cine) se ha vuelto parte de este círculo vicioso, debido a que las influencias dadas por ambas partes conformaron una forma de ver la realidad.

Incluso en Scream donde el estereotipo es diferente, se basa en las características de la Final Girl para construir un personaje contrario a estos / Imagen de El Universal

Para retomar la primera idea, me gustaría hacer hincapié en la construcción de la última chica y el villano. La primera siempre es retratada como un personaje virginal, y el segundo como un monstruo o un loco. Ambos estereotipos se replican en casos reales, donde la víctima debe cumplir ciertas normas para merecer justicia. Mientras tanto, si se demuestra la culpabilidad del villano, se mitifica. En todos los casos se deshumaniza a las partes, con la intención de invisibilizar el rol de los hombres y la violencia sistemática hacia las mujeres. 

No es una sorpresa encontrar un aumento en las cifras de violencia contra las mujeres, a pesar del enorme trabajo de las feministas para la realización de cambios legislativos que favorezcan a las víctimas. Este problema supone la internalización de un mensaje misógino y violento, el cual se ha socializado masivamente gracias a los medios o productos audiovisuales, los cuales se han encargado de replicar la revictimización y cosificación de los cuerpos femeninos. 
Películas relativamente actuales como Diabólica tentación (2009), La bruja del amor (2016), Una chica vuelve a casa sola de noche (2014), Voraz (2018) o Ritual de muerte (2014) han cautivado a nuevas audiencias por la construcción de personajes atípicos en el género de terror y horror, pero tan cercanos a las mujeres de la vida real.

Todas estas películas dirigidas y/o escritas por mujeres han reinventado al género cinematográfico, y han puesto en la mira algunos temas que intencionalmente se han obviado por años. Se trata de nuevas ficciones acerca de cómo la sociedad permite y participa activamente en la violencia cotidiana hacia el cuerpo de las mujeres. Afortunadamente cada día más guionistas y directoras han construido o encontrado proyectos cinematográficos que respetan una visión femenina, a pesar de que la industria sistemáticamente les ha cerrado las puertas. Ellas han logrado triunfar incluso en géneros tan menospreciados como el terror. Aún así es lamentable que la audiencia del pasado siguiera anclada en prejuicios sexistas, y que además necesitaran de una nueva generación para que las mujeres no sólo alcanzaran estos espacios, sino que fueran escuchadas y aclamadas por ello.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Start typing and press Enter to search